Oratoria: Raíces Griegas y Latinas que Forman Miles de Palabras

Enriquece tu Vocabulario

Muchos hispano parlantes ignoramos que, con el conocimiento de unos pocos fonemas, podemos incrementar nuestro vocabulario en varios miles de palabras de la noche a la mañana.  Esos fonemas reciben el nombre de raíces y pueden ubicarse, antes, en medio o al final de las palabras, asignándoles un significado  diferente según el caso. Su nombre técnico es afijos.  Si se ubican antes reciben el nombre de prefijos.  En cambio, si por el contrario, aparecen al final, se denominan sufijos; en el medio, los llamamos infijos.

Hoy quiero que incursiones en el Anexo 5 : SEMÁNTICA Y ETIMOLOGÍA de mi libro Oratoria Práctica Aplicada, cuyo primer capítulo podrás adquirir GRATIS si te inscribes en la Comunidad Internacional Hablar Para Triunfar.  https://www.facebook.com/pg/RickyFunesCoachInternacionalEnOratoria/posts/

El griego y el latín son las dos grandes fuentes de nuestro idioma. El estudio profundo de las raíces que formaron el castellano incrementará notablemente nuestro vocabulario. Víctor H. Álvarez Chávez menciona, en su libro «Técnicas de la Comunicación Oral y la Persuasión, «que un importante filólogo ha demostrado cómo, con el conocimiento de treinta y cuatro elementos -raíces griegas y latinas- pueden comprenderse cien mil palabras del diccionario y catorce mil de uso cotidiano. Por ejemplo la raíz BI (que significa dos) está en noventa y ocho palabras. Veamos algunas: bizcocho (horneado dos veces), bimestre (dos meses), bisabuelo (dos veces abuelo), etc.».
Gran cantidad de tecnicismos proceden de las lenguas clásicas por derivación: ya sea por prefijación, o bien por sufijación.
Este mismo autor nos brinda algunos ejemplos de cómo con el conocimiento de los prefijos greco-latinos podemos descubrir voces propias de la innovación tecnicista:
a, privativa: a-fónico “sin voz”; a-nemia “sin sangre”. ad, proximidad: adjuntar, “acompañar». ana, contra: anacrónico, “contra el tiempo, que adolece de error en el tiempo”. epi, sobre: epidemia, “sobre el pueblo”, enfermedad que aflige temporalmente a una región. eti (gr.aitía) causa: etiología, “estudio de las causas de las cosas”. eu, bien: eufonía “buen sonido”. fil (gr.philos, amigo): filosofía, “amor a la sabiduría”. hemi (gr.hemi, medio): hemiplejía, “parálisis de una parte del cuerpo”. hiper, exceso: sobre, hipérbole “exageración”, hipertensión “tensión excesiva”. hipo (gr.hypo, debajo): hipotenso “que tiene reducida la tensión sanguínea”. ideo, propio ideología: “índole, temperamento». iso, igual: isoformo “de igual forma”. log, palabra: razón, logogrifo “difícil de entender”. macr (gr. makros, grande): macrocosmos “universo”. mega (gr. megas): megalomanía “delirio de grandeza”. micr (gr. mikros, pequeño): microbús “autobús pequeño”. mio (gr. mys, músculo): mialgia “dolor muscular”. olig (gr.óligos, poco): oligarquía “gobierno de unos pocos”. pan, todo: pantomima “que lo imita todo”. pato (gr. pathos, enfermedad): patología “tratado de las enfermedades”. peri, alrededor: periscopio “aparato para mirar alrededor”; poli, mucho: poliarquía “gobierno de muchos”. sem (gr. sema, señal): semáforo “poste de señalar en el cruce de las calles”. taqui (gr. tachis, veloz): taquigrafía “escritura rápida”.
Adjuntamos a este anexo una lista con las etimologías básicas, para su detallado estudio. (Ver Libro Oratoria Práctica Aplicada).

Si practicas todas las semanas, notarás un cambio milagroso en tu vocabulario diario.  Haz la prueba y coméntanos.  Pero cuidado, no es para que hables en difícil a partir de hoy, sino para que aumentes de manera exponencial tu nivel de comprensión de textos y conocimientos.  Los grandes sabios son aquellos que hablan con mayor sencillez.

Hasta nuestro próximo encuentro.

Oratoria: Raíces Griegas y Latinas que Forman Miles de Palabras

3 comentarios en “Oratoria: Raíces Griegas y Latinas que Forman Miles de Palabras

  • 16 de agosto de 2020 a las 14:01
    Permalink

    Amigo de la expresión oral, compañero por la mejor la mejor comunicación, y colega de profesión sobre el habla en los humanos, no hago tiempo para leerte como merece tu trabajo (confío en adquirir un ejemplar de tu libro), te aporto 2 cositas sobre los prefijos de origen griego.
    1.Una coriosidad que abordo en mi “Manual de estilo para comunicadores, docentes y otros operadores del lenguaje” es una contradicción o paradoja, el prefijo griego ‘sin’ que no sé cómo escribirlo en el idioma original, significa en español, en realidad en castellano, ‘con’. Así tenemos sinfonía (con sonido); simpatía (con empatía favorable, y sintaxis (con orden). Seguramente hay más. Pero estos ejemplos me parece que alcanzan para la ilustración general de tus coachados .

    2. El otro prefijo, o prefijos en realidad, son ‘a’. ‘ad’ y ‘an’, que sí significan lo contrario a la palabra o concepto que preceden, pero no me convence el ‘ana’ de anacrónico, que sería an – acrónico en origen. ‘Ana’ es para mi una figura literaria, o tropos, la anáfora, que significa repetición válida, no redundancia (error que también trato en mi delirius linguae). Como Gustavo Adolfo Bécquer en
    “ Porque son, niña, tus ojos /
    verdes como el mar, te quejas;
    verdes los tienen las náyades,
    verdes los tuvo Minerva,
    y verdes son las pupilas
    de las huríes del Profeta.”

    O Conrado Nalé Roslo en
    “Música porque sí, música vana/ Como la vana música del grillo/ Mi corazón eglógico y sencillo/ Se ha despertado grillo esta mañana// ¿Es este cielo azul de porcelana?/ ¿Es una copa de oro el espinillo?/ ¿O es que en mi nueva condición de grillo/ veo todo a lo grillo esta mañana?// ¡Qué bien suena la flauta de la rana!/ Pero no es son de flauta: en un platillo/ De vibrante cristal de a dos desgrana// Gotas de agua sonoro. ¡Qué sencillo/ Es a quien tiene el corazón de grillo/ Interpretar la vida esta mañana!”.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribite a nuestro Boletín

Traducir »